top of page

ERES UN OBSTÁCULO PARA EL APRENDIZAJE DE TU GRUPO


¿Sabes cuándo te conviertes en un obstáculo para el aprendizaje de tu grupo? Cuando no tienes en cuenta lo siguiente...


FACILITACIÓN CIEGA


"Si no puedes ver, no podrás facilitar"


Una facilitación ciega es aquella que facilitación sin conciencia ni comprensión de los procesos que están teniendo lugar, en el plano vertical (sujeto) y en el plano horizontal (grupo) durante un experiencial.


Todos los facilitadores cuando se inician en esta profesión, desempeñan un tipo de facilitación ciega.


Desarrollar la capacidad para ver, para comprender lo que se ve y para intervenir desde esa conciencia, no es una tarea sencilla. Requiere el desarrollo de conocimientos y habilidades específicas, pero además, de un trabajo interno orientado a ampliar la conciencia respecto de nuestros propios condicionantes.



"No vemos al mundo como es, vemos al mundo como pensamos"


Cada facilitador tiene expectativas y deseos de lo que debería suceder y cómo suceder. Si no estamos atentos a este impulso natural, lo más probable es que forcemos al grupo para que las satisfaga nuestras necesidades y al hacerlo, dejamos de acompañar su proceso para centrarnos en el nuestro.


"No vemos al mundo como es, vemos al mundo como sentimos"


😃 Si sientes entusiasmo, tenderás a ver solo aquello que alimente ese estado emocional. El entusiasmo se alimenta de pensamientos del tipo "algo bueno va a suceder o tiene altas probabilidades de que suceda". Desde este anclaje emocional, te resultara difícil anticiparte a un posible conflicto en puerta o comprender las problemáticas y tensiones que están operando en un grupo.


😱Si sientes miedo, tenderás a ver situaciones de amenaza. El miedo en general se alimenta de pensamientos del tipo "algo malo va a suceder o tiene altas probabilidades de que suceda". Entonces te resultara difícil ver el progreso de un grupo, de un integrante o incluso de tu facilitación. Tu mirada estará condicionada para registrar lo malo que puede sucederle tanto al grupo, como a tí mismo/a desde la tarea que desempeñas.

Esto son solo dos ejemplos, pero lo mismo sucederá con cualquier sentimiento o estado anímico que te esté atravesando en un determinado momento.


"No vemos al mundo como es, vemos al mundo como somos"

La capacidad para ver tal vez sea una de las más difíciles de desarrollar para cualquier facilitador. Lo que vemos en el afuera, será siempre una proyección formada con los contenidos de nuestro mundo interno (experiencias, historia, creencias, traumas, aprendizajes, etc). Quienes somos se expresa en la facilitación y es desde allí, desde donde ejercemos la mayor influencia como educadores.


No es que esté mal tener expectativas y deseos, del mismo modo que no está mal tener sentimientos. Es inevitable, por otra parte... El problema aparece cuando nuestras expectativas, deseos o sentimientos se interponen en la mirada que hacemos de los procesos que acompañamos y no nos permiten ver lo que está sucediendo en realidad.


¿Qué sucede cuando facilitamos sin despegarnos de nuestra subjetividad?


Cuando facilitamos sin distancia del observador que somos, tendemos a forzar cambios de comportamiento, a romper estructuras innecesariamente, a no respetar los tiempos de cada integrante y a generar daño psíquico y emocional; todas faltas a la ética profesional.


Nos alejamos del rol, de la filosofía del Apex y del poder de transformación que nos brinda la metodología. Vale recordar que no estamos allí para producir el cambio, sino para generar las condiciones propicias para que los integrantes, desde el ejercicio de su libertad e iniciativa propia -Dewey, encuentren el mejor camino para evolucionar.



FACILITACIÓN CONCIENTE

Para no ser obstáculo sino catalizador de procesos de aprendizaje significativo, lo que deberías hacer es lo siguiente:


» Expandir la conciencia de tu mundo interno (tus valores, creencias, ideología, etc)

» Identificar qué se te pone en juego, cada vez que te encuentras frente a un grupo (miedos, necesidades, deseos, etc)

» Reconocer tus sentimientos y estados anímicos más recurrentes y cómo modelan tus pensamientos y conductas

» Cultivar la creencia que el grupo puede encontrar los caminos y que tu solo tienes que acompañar la búsqueda

» Aceptar que cada grupo tiene el derecho de elegir qué quiere hacer con el programa Apex

» Desarrollar la habilidad para tomar distancia de los acontecimientos, para centrarte y recuperar el equilibrio emocional

» Desarrollar la atención plena para observar más allá de los límites de tus condicionantes

» Acompañarte con la pregunta de "para qué hago lo que hago". Para qué le propongo una determinada actividad al grupo, para qué le pregunto lo que le pregunto en el debriefing; para qué estoy interviniendo ante un determinado comportamiento o no lo estoy haciendo. Y sabes qué? Tienes que tener una muy buena respuesta a esa pregunta. Si no la encuentras, es probable que tus emociones, expectativas y necesidades personales estén cegando tu facilitación.


Inevitablemente todo lo que vemos está teñido de nuestros valores, nuestras expectativas, nuestros juicios, nuestro estado emocional, nuestros deseos, etc, etc. Todo es observado por un observador, que no puede dejar de tener un punto de vista.


La facilitación "conciente", en contraposición a la facilitación "ciega", es aquella que es capaz de apoyarse en una mirada, que sin dejar de ser subjetiva, puede tomar distancia del observador, para registrar el acontecer grupal e individual con la menor interferencia posible.


WALTER LEMA / Presidente de AIAE

.

.

[Para profundizar en este tipo de contenidos, te invitamos a suscribirte a nuestro sitio web 👉 www.aprendizaje-experiencial.org]

.

.

Artículos destacados
Publicaciones recientes
Archivo
Buscar por etiquetas
Síguenos en las Redes
  • Facebook AIAE
  • Instagram AIAE
  • Blog Presidente AIAE
boton suscripcion website.jpg
bottom of page