top of page

LAS 4 HABILIDADES PARA LA FACILITACIÓN EXTRAORDINARIA

¿Sabías que existen 4 habilidades fundamentales, que entran en juego en una facilitación extraordinaria?



La facilitación, en el contexto del aprendizaje experiencial, implica no solo el dominio de un amplio espectro de conocimientos, sino también la destreza en habilidades prácticas cruciales para una práctica profesional sobresaliente. Este conocimiento abarca teorías, conceptos y metodologías arraigadas en la educación experiencial y la psicología social, que se pueden integrar a través de un estudio riguroso y reflexivo.


Por otro lado, las habilidades necesarias para una facilitación efectiva se cultivan a través de la práctica directa y requieren espacios de entrenamiento específicamente diseñados para este propósito. Es aquí donde se destacan las cuatro competencias fundamentales de un facilitador extraordinario.




Las 4 habilidades para una Facilitación extraordinaria

Si hablamos de facilitar procesos complejos, quizás no exista un facilitador más eficaz que la Naturaleza. En el mundo natural todo parece suceder de manera perfecta y sin esfuerzo, mediante el accionar de cuatro fuerzas elementales: abrir, cerrar, hacer y no hacer. Estas fuerzas, que se manifiestan en fenómenos naturales como las estaciones y los elementos, también tienen su correspondencia en las dinámicas humanas y son pilares en la facilitación Apex.


[Fuerza de Apertura] Inspiración y Renovación


La primavera y el aire simbolizan la "fuerza del abrir", que, con su característica ascendente y expansiva, facilita la renovación y la generación de una nueva vida. En la facilitación Apex, esta fuerza se manifiesta cuando un facilitador:



•    Genera ideas disruptivas, al diseñar un programa innovador.

•    Se adapta y modifica rápidamente un plan preestablecido con flexibilidad.

•    Crea un ambiente grupal entusiasta y estimulante.

•    Se mueve en el terreno de lo incierto y lo imprevisto con comodidad.

•    Logra captar la atención del grupo y comunicar ideas y consignas con claridad.


[Fuerza de Cierre] Reflexión y Síntesis


El otoño y el agua representan la "fuerza de cerrar", facilitando, desde un movimiento descendente y contractivo, la posibilidad de completar ciclos y procesos que han alcanzado el estado de maduración. En el ejercicio de la facilitación, esta fuerza se manifiesta en la capacidad para:


•    Ayudar al grupo a resumir sus aprendizajes.

•    Realizar diagnósticos y evaluar resultados de un proceso/práctica profesional.

•    Analizar y dar sentido a los comportamientos grupales.

•    Crear un ambiente grupal reflexivo e introspectivo.

•    Conectar emocionalmente con los integrantes del grupo y acompañar situaciones de quiebre, conflicto o de dolor con empatía.


[Fuerza de Acción] Energía y Transformación


El verano y el fuego ilustran la "fuerza del hacer", destacando la acción y la productividad. Un facilitador emplea esta fuerza al:


•    Realizar intervenciones necesarias que provocarán incomodidad y malestar grupal.

•    Tomar decisiones difíciles como replantear objetivos y secuencias en medio de una facilitación.

•    Sostener límites y el acuerdo de convivencia, cuando es trasgredido por el grupo

•    Asumir riesgos tanto con una intervención, como con una dinámica, sin tener garantías por el resultado

•    Enfrentar situaciones que lo atemorizan y mantenerse firme a pesar del rechazo grupal


[Fuerza de Contemplación] Paciencia y Atención


El invierno y la tierra encarnan la "fuerza del no hacer", reflejando un estado de contemplación y reposo. Esta capacidad es vital para un facilitador que necesita:


•    Suspender juicios inmediatos para cultivar una escucha activa y profunda.

•    Reconocer los emergentes grupales mientras van apareciendo.

•    Respetar los tiempos individuales y colectivos, sin forzar situaciones, ni violar el principio de libertad de elección del APEX.

•    Mantenerse inmutable ante la pregunta, el cuestionamiento o la provocación directa del grupo o un integrante.

•    Sentarse a diseñar y planificar con detenimiento un programa experiencial o el desarrollo de su emprendimiento.




EXPERIENCIALES EN PATAGONIA

Integración de las Cuatro Habilidades


Entendiendo la importancia del desarrollo de estas habilidades, dentro del proceso formativo, es que diseñamos el Nivel 2 del Programa AIAE. En este sentido, lo que hacemos es ayudar a los estudiantes a conectar íntimamente con estas cuatro fuerzas vitales, en un entorno natural donde dichas fuerzas pueden sentirse a flor de piel de manera intensa.


El objetivo es enseñarles a canalizarlas en el ejercicio del rol facilitador y en beneficio de los demás, pero también, como recurso invaluable para crear equilibrio y prosperidad en la propia vida.


Porque en definitiva,


"Facilitamos como somos. Si crecemos como personas, nuestro impacto hacia los demás se multiplica"












Artículos destacados
Publicaciones recientes
Archivo
Buscar por etiquetas
Síguenos en las Redes
  • Facebook AIAE
  • Instagram AIAE
  • Blog Presidente AIAE
boton suscripcion website.jpg
bottom of page