top of page

HOJA DE RUTA HACIA LA EXCELENCIA EN APEX

El campo de trabajo de la Educación experiencial y el Outdoor training, puede abrirte enormes oportunidades para tu desarrollo personal y profesional, impactando positivamente la vida de los demás.


Sin embargo, para que este impacto se vea reflejado en una mejora en la calidad de vida que quienes acompañas, tu práctica profesional debe estar anclada en los valores y principios éticos fundacionales de esta profesión. Te invito a conocerlos, a reflexionar respecto de su importancia y a identificar claramente, cómo puedes cultivarlos activamente para enriquecer tu trabajo.



En el mundo de la facilitación APEX, especialmente en los niveles de experiencialidad transformacional y terapéutico, la ética y los valores no son meramente un conjunto de reglas a seguir; son principios que deben guíar cada interacción, cada decisión y cada intervención cotidiana. Inspirados por las perspectivas de Simon Priest, Gilbert Brenson Lazan, y otros referentes en la especialidad, te invito a analizar cómo la ética y los valores pueden servirte de guía para alcanzar la excelencia en tus prácticas profesionales.


1.Idoneidad: La competencia como compromiso indeclinable


¿Por qué es importante?


La idoneidad no solo se refiere a la competencia en términos de habilidades y conocimiento, sino también a la conciencia de los límites impuestos por los procesos de formación de los que has participado. Un facilitador ético no lleva a otros a donde no haya estado primero. Este compromiso con la idoneidad asegura que los servicios que ofrezcas no solo sean de la más alta calidad, sino también, que resguarden el bienestar y la seguridad emocional de tus clientes.


¿Cómo cultivarla?


  • Identifica sin auto-limitarte, cuál es el alcance que deseas que tenga tu facilitación.

  • Identifica los conocimientos y habilidades que necesitas desarrollar para lograrlo.

  • Define un plan de desarrollo profesional acorde a tus expectativas de impacto.


2.Integridad: Honestidad en cada acción


¿Por qué es importante?


La integridad implica una honestidad fundamental y un respeto en todas las interacciones, no solo con tus colegas y participantes, sino también en cómo decides presentarte al mundo. Vivir con integridad te permitirá construir puentes de confianza con las personas que quieres ayudar, un elemento vital para forjar espacios seguros que promuevan un aprendizaje genuino y faciliten el cambio.


¿Cómo cultivarla?


  • Reflexiona sobre los desafíos personales, heridas o experiencias traumáticas que has enfrentado, reconociendo su impacto en la persona que eres hoy y en lo que haces laboralmente.

  • Evalúa con sinceridad el límite del avance que has conseguido en la resolución de estos desafíos.

  • Transforma tu vulnerabilidad en una fortaleza. Utiliza tus experiencias de superación como inspiración y guía para tu práctica profesional y comprométete a continuar con tu trabajo interno, para ayudar más y mejor a los demás.


3.Responsabilidad: Conciencia del impacto


¿Por qué es importante?


Reconocer y asumir la responsabilidad de tus decisiones y acciones es condición necesaria para poder crecer en esta profesión. Ser responsable implica hacerte cargo de los problemas, para poder hacerte cargo de las soluciones. Ser responsable es reconocer que no puedes ayudar a todo el mundo o de manera indefinida.


¿Cómo cultivarla?


  • Reflexiona regularmente sobre las consecuencias de tus decisiones, acciones e intervenciones.

  • Evita la tentación de buscar culpables en el afuera. Utiliza la experiencia como espejo para mirarte y encontrar tu lugar dentro de las circunstancias que estás viviendo.

  • Identifica con precisión a quienes puedes ayudar y a quienes no, en cada momento de tu desarrollo profesional.


4.Respeto: Valorar la dignidad de todos


¿Por qué es importante?


El respeto por los derechos fundamentales, la dignidad y el valor de cada persona es fundamental en la facilitación. Esto incluye respetar la privacidad, la auto-determinación y la confidencialidad de los clientes. Además, un facilitador ético desarrolla una sensibilidad hacia las diferencias culturales e individuales, asegurando que todos se sientan valorados y entendidos. El respeto por la dignidad y el valor de cada individuo fomenta un ambiente inclusivo y empoderador, esencial para el aprendizaje efectivo.


¿Cómo cultivarla?


  • Descubre cómo tus valores y creencias políticas, religiosas, etc, inciden en tu mirada hacia los demás

  • Aprende a reconocer cuando tu escucha se vea afectada por lo anterior y corrige tu conducta.

  • Asegura que cada voz sea escuchada y valorada por igual, aunque te resulte incómodo.

5.Sensibilidad: Atender las necesidades emocionales


¿Por qué es importante?


Ser sensible a las necesidades emocionales y al bienestar del cliente es crucial, así como procurar asistencia de otros profesionales cuando sea necesario. La facilitación en el marco del aprendizaje y la terapia a través de la experiencia, tiene límites que se deben respetar. Es habitual que en experiencias de nivel transformacional o terapéutico haya quiebres emocionales. Será responsabilidad de quien facilita, evaluar esos quiebres, e identificar la mejor estrategia para la contención de los mismos.


¿Cómo cultivarla?


  • Desarrolla a conciencia tus habilidades emocionales. La relación con tu propia emocionalidad condicionará tu capacidad de intervención.

  • Presta atención y responde adecuadamente a las señales emocionales de los participantes.

  • Crea espacios donde se sientan seguros para expresarse.


6.Distancia pedagógica/terapéutica: Cuidando la objetividad profesional


¿Por qué es importante?


Evitar interferencias que puedan comprometer tu juicio profesional es esencial para mantener la objetividad y eficacia de tu intervención. Esto implica tener cautela respecto de las relaciones que mantienes con los clientes, de forma de asegurar que siempre puedas mantener una distancia profesional adecuada. Cuidar esa distancia, definida por el rol y la tarea que vayas a desarrollar, es esencial para ejercer un juicio claro y objetivo en tu trabajo de facilitación. Te permitirá evitar conflictos de interés y sentirte libre para intervenir aunque la intervención genere rechazos.


¿Cómo cultivarla?


  • Establece límites claros entre las relaciones profesionales y personales con los clientes.

  • Reflexiona sobre cualquier posible conflicto de interés antes de iniciar una relación de facilitación.

  • Practica la auto-observación para ser consciente de cómo tus propias experiencias y prejuicios pueden influir en tu trabajo, y busca la supervisión de una mirada externa cuando sea necesario.




CONCLUSIONES FINALES


Estos valores y principios éticos representan el corazón de esta profesión. Cultivar estos principios no solo mejora nuestra práctica, sino que también contribuye a crear un mundo más consciente, empático y humano. Te animamos a integrar estas reflexiones y acciones en tu trabajo diario, comprometiéndote a ejercer un impacto en la vida de los demás, que verdaderamente marque una diferencia.





Si deseas aprender más, te invitamos a sumarte a nuestra Comunidad Internacional sin costo, ingresando aquí ➡️https://bit.ly/comunidad-aiae

.

.







Comments


Artículos destacados
Publicaciones recientes
Archivo
Buscar por etiquetas